Copa Mercosul 2001 – Grêmio 1×0 River Plate

by
2001 gremio 1x0 river mercosul marinho cuevas jose doval zh c

Foto: José Doval (Zero Hora)

Na Copa Mercosul de 2001, o Grêmio recebeu o River Plate pela 4ª rodada do da fase de grupos. A chuva que caiu em Porto Alegre deixou o gramado sem nenhuma condição de jogo, mas a partida aconteceu mesmo assim. E o tricolor conseguiu vencer o jogo. Numa jogada de bola aérea, obviamente.

“CLASSIFICAÇÃO NO BARRO
Grêmio é o primeiro time a obter vaga na segunda fase da Mercosul. Os 100% de aproveitamento na competição foram garantidos com a vitória por 1 a 0 sobre o River Plate, ontem, no Estádio Olímpico.

Mesmo enfrentando um adversário descaracterizado, que se preservou para o clássico contra Boca Juniors, domingo, pelo Campeonato Argentino, o Grêmio necessitou de uma dose extra de superação para vencer.

As vantagens que poderiam ser obtidas pelo fato de o River Plate ter usado seu time reserva desapareceram diante das condiçôes do gramado. Transformado em um lodaçal por causa das chuvas que caiam durante o dia, o campo nivelou as duas equipes. No início, o Grêmio insistiu em conduzir a bola excessivamente, quando a medida mais inteligente seria erguê-la na direção da área argentina

No primeiro tempo, os dois times foram iguais em chances criadas. A melhor oportunidade do Grêmio surgiu num cabeceio de Cláudio, que passou ao lado do gol de Constanzo. O River Plate respondeu à altura aos 38 minutos, quando Cuevas obrigou Danrlei a uma defesa difícil num chute de fora da área.

– Temos que chutar de meia distância – reclamou o técnico Tite, a caminho do vestiário, no intervalo da partida O recado foi bem assimilado pelo time no segundo tempo. Tanto que já no recomeço do jogo surgiu o gol que garante a vaga antecipada e um reforço de US$ 400 mil nos cofres do clube.

Aos seis minutos, Zinho cobrou em curva uma falta ocorrida do lado direito. Na trajetória, a bola foi levemente desviada pelo peito de Polga e parou dentro do gol argentino. O árbitro assinalou gol de Polga

De outra forma, jogar futebol virou missão impossível. Um lance aos 43 minutos do primeiro tempo sintetizou as dificuldades de fazer gols. Depois de livrar-se da marcação de Franco, Rubens Cardoso chutou rasteiro, dentro da área. Vencido, o goleiro Constanzo acabou salvo por um fato inusitado: a bola parou no gramado molhado.

Os riscos a que foram submetidos os jogadores ficaram evidenciados nas lesões musculares sofridas por Luís Mário, Sarabia e Romero, todas no primeiro tempo. Com parada prevista por tempo indeterminado, Luís Mário será substituído contra o Coritiba, domingo, por Leandro, cuja condição para disputar o Campeonato Brasileiro o Grêmio obteve ontem.

Antes do jogo, houve uma homenagem às vítimas ao atentado terrorista que abalou os Estados Unidos no começo da semana. Uma faixa pedindo a paz no mundo foi conduzida dentro do gramado, enquanto os alto-falantes do Olímpico executavam a canção Imagine, de John Lennon. Até mesmo uma pomba branca foi solta por Zinho, o capitão do Grêmio, para evocar o clima de paz.” (Luis Henrique Benfica – Zero Hora – 14 de setembro de 2001)

2001 olé capa

AL MENOS, NO HIZO AGUA…
El River muletto se la bancó bajo la lluvia, pero perdió con Gremio y deberá ganar todo lo que le queda para tener chances de seguir en la Mercosur. Ahora… Boca.

PORTO ALEGRE (ENVIADO ESPECIAL). Los pibes, y los no tan pibes, dejaron la cancha embarrados, cansados y derrotados. Es lógico, pero tranquilamente podrían haber levantado un poquito más la cabeza porque dieron todo aunque se vuelven sin nada.

Los fuegos artificiales se mezclaron con el agua. “Queremos paz”, decía la bandera con la que entraron los jugadores del Gremio. Imagine, de John Lennon, atronaba por los parlantes. Fue el recuerdo por la serie de atentados en Estados Unidos.

El agua no le cayó mal a los intereses de River. De este River nuevo, de ocasión, con la cabeza puesta en el superclásico. Que hizo pie como pudo y se la bancó en los charcos del estadio Olímpico. ¿Por qué perdió? Por un centro venenoso del zurdo Zinho, un pique rápido de la pelota y el estatismo de Costanzo y también de los defensores.

El aguante millonario se quebró a los 51 minutos de juego. Hasta ahí, el equipo que dirigió Omar Labruna y que Ramón Díaz vio en diferido por televisión propuso lucharla con cuatro defensores, dos volantes centrales (Escudero y Ledesma) y dos por afuera (Cuevas y Zapata).

Fue digno y leal River. Pudo irse perdiendo al descanso, pero también con un golcito de ventaja. Pero por cantidad de llegadas, Gremio resultó más peligroso. Los brasileños, fieles a un estilo, intentaron tocar y tocar: error. La cancha les pateó en contra. Igual, Demichelis y Zapata rechazaron tiros que iban adentro y Costanzo se revolcó un par de veces y generó dudas en algunas salidas.

La apuesta visitante fue morder y manejar la pelota. Cumplió la primera parte, pero no la segunda. Entonces, volaron los pelotazos para Adrián Romero. Y el correntino molestó con su búsqueda constante y solitaria. Como al minuto y medio, cuando el arquero local se confió y el delantero la tiró al medio (parecido a lo que hizo Coudet ante Chicago en el gol anulado a Cambiasso), aunque no llegó nadie.

íQué lástima. Igual, la gran oportunidad antes del 1-0 la tuvo Cuevas tras un gran cambio de frente de Zapata: el zurdazo del paraguayo chocó con las manos de Danrlei y se fue al córner.

Un león Escudero, bien acompañado por Ledesma, River jamás dio una pelota por perdida, tuvo mucho orden táctico más allá de los cambios por las lesiones de Sarabia y Romero, metió a lo loco y no bajó la guardia ni se achicó en desventaja.

Se adelantó Cuevas, el Pichi se corrió a la derecha y Cavenaghi imitó a Romero. En ese final de ida y vuelta, River cambió su esquema para tener más presencia adelante. No es que le rodeó la manzana al Gremio, pero Danrlei se exigió para taparle un derechazo a Cavenaghi, Demichelis ganó arriba y la pelota pasó muy alta, y no mucho más. Y eso que manejó más y mejor la pelota que en la parte inicial. El tema es que varios sintieron el pesado terreno y la inactividad.remio se salió con la suya, en definitiva. Sin lucir, con un Rodrigo Mendes iluminado y peligroso (encaró, pasó y nunca se le quedó la pelota), ganó su cuarto partido en cuatro fechas y ya nadie le quitará el primer puesto en el grupo. River quedó último y para tener esperanzas de seguir en carrera en la Mercosur deberá ganar los tres partidos que le quedan: uno en Santiago de Chile, el jueves que viene, y otros dos en Buenos Aires.

A horas del superclásico, lo realmente prioritario, varios de los que jugaron demostraron que Ramón puede confiar en ellos. Escudero fue el ejemplo más nítido. Pero también sumaron porotos Zapata (¿habrá salido para estar descansado el domingo?), Romero, Ledesma y Cuevas, más allá de sus lagunones. Quedó claro: bajo la lluvia de Porto Alegre, River no hizo agua...” (Diego Macias, Olé, Viernes, 14 de setiembre de 2001 )

FUE UNA LLUVIA DE LESIONADOS
Por el agua acumulada en el césped, Sarabia sufrió un esguince, Romero un desgarro y el brasileño Luis Mario una distensión.

PORTO ALEGRE (ENVIADO ESPECIAL). De haberlo sabido, Ramón Díaz y Omar Labruna habrían decidido entrenar al plantel en la pileta de natación del Monumental durante toda la semana. Claro, no era para menos: en el estadio Olímpico de Porto Alegre anoche hubo más agua que cuando en Capital se desborda el arroyo Maldonado.

Esto sería una simple anécdota si no fuera por las consecuencias que tuvo en los jugadores el mal estado del campo de juego. Anote: fuerte esguince en la rodilla izquierda de Pedro Sarabia, contractura o desgarro en el isquiotibial derecho de Adrián Romero, distensión en el cuádriceps izquierdo del brasileño Mario…

Lluvia cae. En la ciudad gaúcha llovió todo el día y recién paró dos minutos antes del partido. Los torcedores llegaban desconfiados al estadio y al toque preguntaban si el partido se jugaba. El árbitro Epifanio González caminaba por el césped y no sabía bien qué hacer. Los cancheros remarcaban las líneas de cal borradas por tanta agua caída. Crebes, médico del Gremio, opinaba que no se podía jugar. Pero los jugadores sí querían, al menos los de River. En fin… Nadie imaginó que había tanto peligro de lesiones.

Sí, hubo mala pata. A los 18 minutos Sarabia se quedó clavado en el piso luego de que lo encaró Rodrigo Mendes y estuvo dos minutos tendido hasta que lo atendieron. Tuvieron que sacarlo en camilla. Minutos después, fue Luis Mario el que pidió el cambio. Y sobre los 45, Romero picó por enésima vez y sintió un pinchazo en el músculo. El doctor Giulietti luego explicó que hay que esperar los estudios para saber cuántos días tendrán de recuperación. Y todo por el agua. Glup.” (Diego Macias, Olé, Viernes, 14 de setiembre de 2001)

Hubo otro Labruna en el banco
Omar Labruna vivió su primera experiencia como DT de River con la misma pasión que su padre, Angelito, un prócer del club. Estuvo siempre parado, como su amigo Ramón. “Quedé muy conforme con el equipo. Ahora viene el clásico y no es el peor Boca, eh. Nosotros vamos a tomar la iniciativa para darle una alegría a la gente”, dijo al final.” (Olé, Viernes, 14 de setiembre de 2001)

DESDE LEJOS NO SE VE
El partido no se pudo ver en directo en Capital y Gran Buenos Aires

El partido entre Gremio y River no pudo verse en directo en la Capital Federal y Gran Buenos Aires debido a problemas con la señal de PSN. Los hinchas que esperaban seguir el encuentro desde las 21.10. se quedaron con las ganas debido a que no sólo Multicanal no pudo emitir las imágenes sino tampoco Cablevisión.

Multicanal no había emitido en su señal Cruzeiro-Independiente, Talleres-Vélez y Cerro Porteño-Boca debido a que, según un comunicado de la empresa, PSN “decidió unilateralmente modificar las condiciones contractuales vigentes”. Esto derivó en una presentación ante la Justicia, que el 15 de agosto había asegurado la continuidad de la transmisión de PSN, aunque esta última insistió en no brindar su señal completa. Anoche, en Capital y Gran Buenos Aires, el partido recién se pudo ver en diferido por América, por las dos señales.” (Olé, Viernes, 14 de setiembre de 2001)

2001 ficha

2001 gremio 1x0 river mercosul paulo franken zh b

Foto: Paulo Franken (Zero Hora)

GRÊMIO SEGUE 100% E FESTEJA VAGA
Fez 1 a 0 no River jogando num gramado sem condições. Pela primeira vez a equipe passa para a segunda fase da Mercosul

O Grêmio soube superar as dificuldades de um campo alagado e jogou o suficiente para vencer o time reserva do River Plate por 1 a 0, ontem à noite, no Olímpico. O resultado mantém o time na liderança do grupo E da Copa Mercosul, com 12 pontos em quatro jogos, garantindo antecipadamente vaga para a próxima fase. Dia 27 pega o Universidad, no Chile.

O campo encharcado dificultou a movimentação e, principalmente, o toque de bola das duas equipes. Os jogadores custaram um pouco a perceber que a solução para buscar o gol seria os lançamentos longos pelo alto e as bolas alçadas para a área, em vez dos dribles e passes rasteiros.

A primeira situação de gol da partida aconteceu aos 18 minutos, quando Luiz Mário chutou da direita, depois de driblar o goleiro, e Franco salvou de cima da risca. Aos 34, Cláudio, que substituíra Luiz Mário, lesionado, cabeceou para fora.

Aos 37, em um contra-ataque, Cuevas chutou e Danrlei salvou para escanteio. Aos 43, Rubens Cardoso cruzou e a bola parou em uma poça d’água, dentro da pequena área, mas não apareceu ninguém para marcar. Logo aos 6 minutos do segundo tempo, o gol gremista. Zinho cobrou falta da direita, lançando para a área, onde apareceu Polga para tocar de leve na bola e desviar para a rede. Aos 11, Roger arriscou de longe e Constanzo salvou, mandando para a linha de fundo. Quatro minutos após, Cuevas, o jogador mais perigoso do River, invadiu a área pela direita e obrigou Danrlei a outra grande defesa.

Depois de uma pressão argentina, o Grêmio reassumiu o controle da partida, buscando o segundo gol. O campo de defesa do River não estava tão encharcado, permitindo jogadas mais trabalhadas. Aos 25, Cláudio roubou a bola de Rojas, entrou na área, mas não teve calma para marcar, chutando sobre o goleiro.” (Correio do Povo, 14 de setembro de 2001)

2001 river chamada

Grêmio 1×0 River Plate

GRÊMIO: Danrlei; Marinho, Anderson Polga e Roger; Pedrinho,Émerson Leal, Rafael Zinho e Rubens Cardoso (Anderson Lima 32/2ºT); Luis Mário (Cláudio Pitbull 27/1ºT) e Rodrigo Mendes (Rodrigo Gral 41/2ºT)
Técnico: Tite

RIVER PLATE: Franco Constanzo – Ariel Franco, Pedro Sarabia (Hernán Garcé 22/1ºT), Martín Demichellis e Ricardo Rojas; Marcelo Escudero, Cristian Ledesma, Víctor Zapata (Juan Raponi – intervalo) e Damián Álvarez; Nelson Cuevas e Adrian Romero (Fernando Cavenaghi intervalo).
Técnico: Omar Labruna

Copa Mercosul 2001 – Grupo 5 – 4ª Rodada
Data: 13 de setembro de 2001, quinta-feira, 21h10min
Local: Estádio Olímpico em Porto Alegre – BRA
Público: 2.779 pagantes
Renda: R$ 13.929,00
Árbitro: Epifanio González (PAR)
Assistentes: Carlos Torres e Miguel Giacomuzzi (PAR)
Cartões amarelos: Roger, Rubens Cardoso, Zinho, Garcé, Escudero e Raponi
Gol: Anderson Polga, aos 6 minutos do 2º tempo

Advertisements

One Response to “Copa Mercosul 2001 – Grêmio 1×0 River Plate”

  1. Confrontos entre Grêmio e River Plate disputados no Brasil | Grêmio1983 Says:

    […] Supercopa 1995 – Grêmio 2×1 River Plate Copa Mercosul 1998 – Grêmio 2×3 River Plate Copa Mercosul 2001 – Grêmio 1×0 River Plate Libertadores 2002 – Grêmio 4×0 River […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


%d bloggers like this: